¿Cómo enfrentar los berrinches? – Mamá y Bebé Born

¿Cómo enfrentar los berrinches?

 ¿Cómo enfrentar los berrinches?

Por: Cecilia Valdez

Conforme tu pequeño explora el mundo, a los 24 meses de edad, es muy probable que también comience su extenuante período de berrinches para ti y para él, te contamos si es posible prevenirlos.

Ciertamente, las rabietas son una parte normal del crecimiento y son una forma en que los niños pequeños expresan su frustración por sus limitaciones o su enojo al no poder salirse con la suya, informan los especialistas de Mayo Clinic.

Al acecho

Pueden desencadenarse por diversos factores como el hambre, el cansancio, el estrés, la sobre estimulación o la dificultad para afrontar situaciones. A continuación encontrarás algunos consejos para ayudar a prevenir los berrinches:

  • Establece una rutina diaria para que tu hijo aprenda a esperar. Sigue la rutina tanto como sea posible, incluida la hora de la siesta y la hora de acostarse.
  • Al llevarlo fuera de casa a realizar diligencias, trata de hacerlo cuando no sea probable que tu hijo tenga hambre o esté cansado. Si tendrás que esperar en una larga fila, lleva un juguete pequeño o un refrigerio para entretenerlo.
  • Deja que tu hijo aprenda a tomar decisiones apropiadas. Evita decir no a todo. – Para darle a tu pequeño una sensación de control, déjalo tomar decisiones.
  • Ofrece atención adicional cuando tu hijo se comporte bien.
  • Abrázalo o dile lo orgulloso que te sientes cuando comparte o sigue tus instrucciones.

Alerta roja, ¿Qué hacer en caso de rabieta?

Suena complicado, pero es mejor mantener la calma y evitar responder con arrebatos de ira. En su lugar, trata de comprender porqué el chiquitín está molesto y responde con empatía.

Si tu hijo está cansado, hambriento, se siente enfermo o tiene que hacer una transición, es probable que su umbral de frustración sea más bajo y que tenga no uno sino varios berrinches.

Recuerda que al descubrir el mundo, muchas veces no sabe cómo enfrentarlo o expresar sus sentimientos y por ello recurre más fácilmente a los berrinches. No olvides tener suma paciencia para acompañarlo en este proceso, que forma parte de su desarrollo.

Related post